domingo, 19 de septiembre de 2010

Regular, gracias a Dios.



Hablo, por hablar,
hoy que está desierto el mar
y una paz agreste invade
estas turolenses llamaradas
-------------------------de fuego y de dolor.
(sexto recuerdo de vicente cazcarra, por J.A.Labordeta, poemario)

Hoy al encender el pequeño lobo gris y conectarme a la mar cibernaútica, he recibido, como él en su día, un mazazo en la cabeza. Aqui nadie se queda demasiado tempo, pero hay partidas más sentidas que otras y ésta lo es mucho para mí.
El cancer, ese ser terribe que carcome la salud hasta dejarnos en los huesos, descarnados al fin y sumidos en el dolor, nos ha robado a uno de los más grandes de nuestro tiempo.

Si, Jose Antonio Labordeta Subias es uno de mis héroes, y utilizo el presente sin equivocarme, pues hoy ya sé que está entre los inmortales. A las noches, cuando todo duerme y las estrellas brillan altas en el cielo hablaré con él y puede que se sumen a la tertulia Lorca, Mozart e incluso Hermann Hesse...

No concivo otra forma de rendir homenaje a éste Poeta, escritor, profesor, padre, amigo, revolucionario, canta autor, político con mayúsculas sobre gules de oro y cielo de estrellas, que escribir ésta nota, meterla en una botella verde intenso como el mar de invierno y arrojarla al torrente cibernético. Ese mar que Jose Antonio escribia en sus libros, esa "tierra sin mar", ese "diario de naufrago" y quizá me cuelgue nuevamente la mochila y recorra su pais, ese pais de esperanza, de memoria histórica donde se canta alto en libertad y por la libertad.

Al final siento que en éste mundo se van antes los buenos-( o quizá es que a los malos nadie los echa de menos).


Hasta que regreses, maestro, ahora que parte del puerto hacia la mar desconocida. Y en el muelle ondeaban los pañuelos como velas encarnadas, malvas y de oro; más sobre los mástiles, los barcos todos,taciturnos y desnudos arriaban sus banderas viendo bajar la marea.

Por el lobo que camina en el pais de Labordeta

Hoy quisiera.-

Hoy quisiera olvidarme del mar,
del mar en las ventanas,
del dígale usted a todos buenos días,
seguimos por aquí,
así como siempre, muy buenos de salud
y de agonía.
-------------------------Hoy quisiera
no saber las palabras,
olvidarme los ritos, las maneras,
ser tan libre como la mano de una niña,
o el ojo de un pájaro en la niebla.
-------------------------Hoy quisiera
-queremos siempre y para nada sirve-
decir palabras lentas,
melodías colgadas de la sombra,
sueños que se entrecruzan, heroicas campanas.
-------------------------Pero somos de aquí,
del billete señor,
la carne va subiendo
y el hígado del viejo se estropea.
-------------------------Somos
de las tardes de fútbol.

Hoy quisiera
-quieres tantas cosas-
cerrar de una vez esta ventana
y descansar del ruido de allá afuera.
-------------------------Pero entran el mar,
el ruido y el regusto brutal
de toda esta tierra.
-------------------------Somos de ahí,
de enfrente, justo al lado
donde se ama y crea.
-------------------------Somos
-y hoy yo quisiera...-
del urbano paisaje de la tierra
y aquí no hay quien se salve
de la hoguera.

Jose Antonio Labordeta, un hombre Bueno.

4 comentarios:

  1. que lindo homenaje :) tus palabras trascenderán en su recuerdo.
    Un gran abrazo lobo

    ResponderEliminar
  2. GRande Labordeta, grande ,bueno y justo...magnifico homenaje al que me uno y lo recordare en el proximo concierto que dé.....un abrazo,Lobo

    ResponderEliminar
  3. con Natural emoción hablo por hablar hoy que está desierto el mar pero el lobo intranscendente recuerda con todas las olas la horfandad que nos ha dejado éste zagal.
    (No sé si conoceis por alla su obra, pero te lo recomiendo encarecidamente)

    ResponderEliminar
  4. ...y entonces el lobo se unirá al homenaje que la guitarra y tú hareis. Abrazos Atlantes Sombragris

    ResponderEliminar