miércoles, 28 de diciembre de 2011

Tu reflejo


Guiseppe Dangelico.- el espejo


Sobre la mesa una rosa de papel, un retrato en blanco y negro, un espejo ajado y maltrecho.

Te miro mientras te observas en el espejo, entonces vuelves la mirada, pero no es a mí. Me traspasan tus ojos como la luz atraviesa la cortina de la estancia. Afuera el sol derrrite las palmeras que el viento mece. Hay un perro que ladra y su quejido me atraviesa el alma. Una centena de ambulancias como horas insanas no han parado de pasar desde las luces del alba. La sombra alargada de una estatua se refleja en la pared, donde las mariposas de luz que escapan de la veneciana, revolotean. Siento como el vacio nos rodea sin apenas rozarnos; a tí y luego a mi. Las palabras son puñales de ida y vuelta que se nos clavan demasiado hondo, demasiadas veces, como un eco asesino y atroz. Quiero recordar solo la postrera intención pero mi mente no ha parado de fustigarme. Siento que los abrazos no son suficientes para estrecharnos. Quizá los besos nos separen solo un palmo del abismo por el que caminamos ciegos como dos locos; siempre a punto de caer; siempre apunto de salvarnos. Te contemplo una vez más con los ojos cerrados y me imagino tus labios cerrándose sobre mi: Qué facil es abandonarse y sin embargo soy incapaz de resolver el acertijo de tu esfinge.

Por el lobo que camina

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. El amor "...es mucho más que eso;
    es crecer y dormir y envejecer contigo,
    reñir y bromear, y no vernos a veces,
    o vernos como extraños alguna madrugada.
    Es la recia costumbre que de pronto fulgura
    con una hermosa lumbre de pasión y demencia.

    De "Alcoba del agua" 2002
    Josefa P.

    ResponderEliminar