jueves, 1 de noviembre de 2012

Samhain nuevamente


Imagen tomada de la red creo que en "fan of wolves" pero no lo recuerdo...ya os lo diré

Un ensordecedor crujido, como sí la mismísima tierra hiciese girar los goznes del averno, llenó de pronto la noche. Afuera el viento asolaba la llanura que linda con el espeso y negro bosque del norte; más allá, allí donde la vista pierde su poder, bajo una espesa y fantasmal niebla se alza el cerro sin nombre. Un tortuoso sendero asciende serpenteando hasta la cumbre donde los ruinas de un castillo yacen en eterno reposo. No siempre fue así y hubo un día en el que sus torres arrojaban negras sombras sobre la llanura y con tan solo pronunciar su nombre, una espada de hielo atravesaba el corazón hasta helar la sangre.
Una noche como ésta: fria, con la lluvia golpeando los cristales y un viento furioso meciendo la cadavérica figura de los árboles iluminados por la luna llena; una noche en la cual apenas arden las hogueras y es dificil mantener encendida la chimenea; una noche como ésta es que ocurrieron los hechos que aquí se cuentan...


Era noche abierta y girones de nubes atravesaban el cielo como almas en pena. Sobre cerro sin nombre la luna bañaba las almenas con su plata hasta tornarlas en sobrenaturales murallas que parecían guardar los confines de la tierra. Era el silencio el rey de la pradera y los árboles desprovistos de vestido, entre secos o muertos o dormidos ya en el antesala del invierno los único testigos del caminar lento de una figura vestida de negro. Caminaba como si la tierra se desplazase bajo sus pies y por la cadencia de sus pasos podrá decierse que era una persona, si es que realmente lo era, de edad madura sino vieja. El fuerte viento reinante que hacia crugir a los árboles y doblar sus ramas hasta acariciar el suelo desordenaba apenas la túnica negra, como si sus pliegues fueran ajenos a los terrenales elementos. Milla a milla iba ascendiendo con su caminar constante por el sendero que muere en la vieja puerta de roble y hierro.Alli la candela del centinela era la única luz que traspasaba los gruesos muros de piedra. En la frontera de la media noche, la misteriosa figura llegó a escasos metros de la puerta e inmovil dejó que fuese el viento quien golpease con sus dedos la vieja madera. Bajó el centinela y tras la defensa, perguntó la contraseña. pero la nada fue la únca respusta. Volvió a preguntar el soldado de la puerta y más tarde a maldecir, luego de amenazar con su afialda alabarda, pero tan solo el viento hablaba con su voz cavernosa y etena. Por fín llegó la guardia tras la alarma y el viejo sargento abrio el puente con el acero asido con fuerza.encaminó sus pasos al encuentro de la extraña presencia después de cerciorarse que no se cernía celada alguna ante vieja la puerta.
Frente a frente, soldado y presencia se miraron a los ojos, si acaso aquel espectro debajo de la capucha pudiera tenerlos y si los hubiera, nunca pudo hablar el testigo de éstos misteriosos sucesos. Un crugido asoló la noche, como si el el velo del cielo se rasgase sobre nuestras cabezas al elevar la figura su mano cadavérica; con ella apuntó a la puerta profirendo un sonido parecido a las palabra deuda. Hubo truenos sin nube y rayos que desprendieron piedra y cuentan quienes sobrevivieron a la presencia, que el barón de la fortaleza apareció sobre la muralla con cota y malla y espada presta.

-No es a mí a quien buscas, ni habita ya entre los nuestros demonio del averno, vete y cierra la puerta de tu infierno.

Tornose con rabia la cabeza del espectro hacia la muralla y volvió a sonar la palabra deuda y tras el fulgor amarillo de un extraño fuego, fue que se derrumbaron muralla y puerta hasta quedar la cima sembrada de ruina.

Nada se sabe de la vieja querella, ni de cuales fueron los secretos que la describieron, pero dicen los que más tiempo han vivido en tan misteriosa tierra, que hubo un niño hace tiempo que en una noche como ésta, pidió ante una vieja puerta truco o acaso trato sin obtener respuesta excepto una moneda vieja de hierro antiguo que al darle vuelta podía verse la frontera del camino que conduce a la muerte...

Por el lobo que camina.


Quizá éste relato debió ver la luz horas antes de la media noche del día de Halloween, pero una sombra, acaso muerta, àpagó el portalil y lo hizo sucumbir como la vieja puerta de la presente historia. Misteriosamente no volvió a conectarse nunca más y es ahora otra herramienta la que uso para contaros lo acaecido durante éste relato...Feliz Samhain, all hallow´s eve, halloween o cómo quiera que lo queráis llamar. G.L.G

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada